Fiestas Populares

            Guia de FIESTAS populares

tomatina buñolCada año a Buñol acuden de todo el mundo, miles de personas, que movidas por la curiosidad se agolpan en la plaza del pueblo para vivir una de las fiestas más internacionales que existen. La tomatina de Buñol.  

 La Tomatina es una fiesta que se celebra en el municipio valenciano de Buñol, en la que los participantes se arrojan tomates los unos a los otros. Se celebra el último miércoles del mes de agosto, enclavada dentro de la semana de fiestas de Buñol.

Historia

Origen
En 1945, durante un desfile de gigantes y cabezudos, unos jóvenes que querían participar en el mismo organizaron una trifulca. Como cerca del lugar había un puesto de verduras y hortalizas, cogieron los tomates y los utilzaron como arma arrojadiza. Las fuerzas del orden tuvieron que intervenir para disolver la pelea, y condenaron a los responsables a pagar los destrozos realizados.

Al año siguiente los jóvenes repitieron el altercado, sólo que esta vez llevaron los tomates de su casa. De nuevo fueron disueltos por las fuerzas del orden. Tras repetirse esto mismo en los años sucesivos, la fiesta quedó, aunque de modo no oficial, instaurada.

Modificaciones a lo largo de su historia

En 1950, el ayuntamiento permitió la fiesta, sin embargo, al año siguiente se opuso, siendo detenidos algunos de los participantes. Éstos fueron liberados rápidamente, gracias a la presión ejercida por todos los vecinos.

La fiesta fue por fin permitida, y al lanzamiento de tomates se añadieron otras costumbres, como rociar con agua e incluso meter en fuentes a los rivales. Entre el barullo, los participantes solían cebarse con los que eran meros espectadores, incluidas personalidades de relevancia, por lo que en 1957 volvió a prohibirse la fiesta bajo penas incluso de cárcel.

En ese año, los vecinos decidieron organizar lo que llamaron "el entierro del tomate", en el que salieron en procesión portando un ataúd con un gran tomate, acompañados por la banda de música que interpretaba marchas fúnebres a su paso.

En 1959 el pueblo autorizó definitivamente la Tomatina, pero impuso la norma de que sólo se podrían arrojar tomates después de que sonase una carcasa y deberían finalizar cuando sonase una segunda.

Entre 1975 y 1980 la fiesta fue organizada por los Clavarios de San Luís Bertrán, que fueron quienes llevaron los tomates, ya que antes cada participante los traía de su propia casa.

La fiesta se hizo popular en toda España gracias al reportaje de Javier Basilio emitido en el programa de televisión Informe Semanal.

Desde 1980 es el Ayuntamiento quien prové de tomates a los participantes, siendo cada año mayor el número de toneladas de tomates utilizados, así como el de visitantes.

+  información en el Ayuntamiento de Buñol